Café y pluma

Se respiraba un ambiente tranquilo ahí fuera, nada se movía, ni siquiera las verdes hojas de los árboles. Una taza de café humeante dibujaba sobre el aire de la habitación como un niño que pinta por primera vez. Cogí mi pluma y mi imaginación.

Me hice humo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s